CIUDADANOS EXIGE RESPUESTAS SOBRE EL AMIANTO Y LA GUARDERIA. TOMADO DE CORREO DE BURGOS


BURGOS
Si el grupo municipal de Ciudadanos en Salas de los Infantes tuviese que poner nota al equipo de Gobierno en esta legislatura, lo más seguro es que ni de lejos se acercaría al suspenso alto. El concejal Julián Ruiz se muestra contundente al criticar la gestión del PP al frente del Ayuntamiento, que «ha sido letal» con independencia de quien ocupaba la Alcaldía desde las primeras elecciones democráticas. Además, enumera varios frentes abiertos que hoy en día generan un «descontento general y palpable» entre los vecinos. La falta de novedades está tensando la cuerda de la formación naranja. Sobre todo en lo que respecta a las tuberías de fibrocemento de la red de abastecimiento. La presencia de amianto, prohibido por la Unión Europea tras registrarse varios casos de cáncer, ha llevado al edil a exigir públicamente -también lo hizo cuando pertenecía al Partido Regionalista de Castilla y León (PRCAL)- la sustitución de los 17 kilómetros de tuberías que canalizan las aguas de la localidad. Sin embargo, poco se sabe de una actuación «prioritaria» que pudo llevarse a cabo en 2001 cuando la Junta de Castilla y León costeaba el 90% de la inversión. Ahora, las arcas municipales dan lo que dan y aunque «todos los grupos lo estiman necesario y urgente» el problema sigue estando ahí. Así las cosas, Ruiz asegura que «un porcentaje importante» de los vecinos «compra agua envasada o va con garrafas a los pueblos limítrofes» por temor a contraer enfermedades a costa del amianto. También sigue en el aire el futuro de la guardería, que tuvo que cerrar sus puertas en febrero del año pasado al encontrarse en estado de «ruina parcial» pese a que se construyó en 2010. El edil de la formación naranja afirma que desde entonces ha estado «pidiendo explicaciones y exigiendo soluciones». De momento, desconoce si el equipo de Gobierno ha interpuesto alguna denuncia contra la empresa adjudicataria y lo único que sabe es que «el tema está en manos de los abogados». En cualquier caso, remarca que Cs pidió los informes pertinentes, que «en año y medio podrían haber llegado». Por lo tanto, teme que la actuación se llevase a cabo «deprisa y corriendo» sin atender a los requisitos mínimos en materia de seguridad del edificio. Tras dos de arena, una de cal a la hora de abordar el proyecto de ampliación del instituto, «necesario porque los profesores lo vienen demandando desde hace tiempo». Aquí no duda en apoyar la propuesta de los populares porque el acondicionamiento del centro es «muy importante para fijar población» y conseguir que «los alumnos estén de la mejor manera posible». Dicho esto, subraya que «cualquier tipo de mejora bienvenida sea». Por contra, el concejal lamenta que el equipo de Marta Arroyo opte por «aparcar» otros «problemas acuciantes» del municipio como la ausencia de polideportivo -«el que hay tiene defectos importantes y está inutilizable»-, canchas deportivas -desaparecieron con el derribo de las antiguas escuelas- o zonas de esparcimiento. Tampoco se olvida de la «manifiestamente mejorable» gestión del servicio de basuras para atajar los «olores» y la «suciedad» que han generado más de una queja. En este sentido, aboga por la instalación de contenedores subterráneos. No en vano, reconoce que la negativa del equipo de Gobierno se ampara en la existencia de una capa freática que impediría su soterramiento. De ser así, insiste en la búsqueda de «otra solución» factible. Aparte de considerar que en Salas no se ha aprobado «ninguna obra de importancia» durante los últimos años, Ruiz sostiene que «el urbanismo no existe», de ahí su propuesta de acceder a las convocatorias de ayudas del Área de Rehabilitación Integral (ARI) para «rehabilitar, barrio por barrio, un pueblo absolutamente desestructurado» con muchas calles «deterioradas». Sobre este asunto hizo hincapié el jueves a través de una moción para solicitar la apertura de la calle Palacio y su conexión con la calle San Isidro. «Llevamos años discutiendo y no nos ponemos de acuerdo», expone el edil al recordar que tanto el Partido Popular como la Agrupación Cívica Salense siempre han manifestado que «el expediente municipal no cumplía con las necesidades reglamentariamente exigidas». balance
Sin lugar a dudas, lo que más le preocupa al concejal de la formación naranja es el apartado económico a todos los niveles. Es decir, la configuración de las cuentas municipales, que salieron adelante el mes pasado -por valor de 2,4 millones de euros- gracias a la abstención de los cuatro ediles de ACS mientras Cs y el PSOE, con dos y uno, respectivamente, lo rechazaban de pleno. Según su versión, el presupuesto de este año es «ilegal» porque «no cumple las reglas imperativas legales de Hacienda», lo que viene a ser la «estabilidad presupuestaria» y la «regla de gasto». Asimismo, le parece excesivo que el Ayuntamiento destine «271.000 euros» para cubrir los gastos del Museo de los Dinosaurios, la fundación que lo sustenta y el Teatro Gran Casino mientras los ingresos rondan los «60.000». Ante este «orfeón de muros», Ruiz defiende la búsqueda de fórmulas para que «la relación entre ingresos y gastos no sufra». Y para conseguir unas «cuentas saneadas», sugiere la posibilidad de «externalizar el servicio» del Teatro Gran Casino -por ejemplo- para tratar de alcanzar el superávit.
Por otro lado, el concejal de la formación naranja subraya que la Corporación debería prestar más atención al desarrollo industrial del municipio. Sin embargo, asevera que la Comisión de Industria no se ha reunido «durante los últimos seis años», lo que se traduce en la ausencia de proyectos para «instalar empresas», obtener «ayudas para su implementación» o «fomentar la industria y el turismo» en la zona.

 

 

Lo más leído

« Anterior Siguiente »



comprando en salas

Búsqueda avanzada
Encuestas

¿ Dónde piensas que se debe ubicar el nuevo Museo de los Dinosaurios ?

 



Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes