Castaño presenta en Silos su visión del monasterio y su entorno -B. Antón / diario de burgos


 
Los lienzos de los sueños. La pintora burgalesa inauguró ayer la exposición "Las verdes praderas del cielo", una emotiva muestra con la que soñaba y que podrá verse hasta el 16 de febrero del próximo año

Los sueños a veces se cumplen y el de María José Castaño se ha realizado. La pintora burgalesa anhelaba exponer en Santo Domingo de Silos, en su Silos, y ayer inauguró en la sala abovedada del monasterio la muestra ‘Las verdes praderas del cielo’, compuesta por 24 cuadros y 76 dibujos donde retrata distintos rincones de la abadía y de su entorno, de lugares que ama, que siente y que desatan en ella una serie de emociones que después pueden leerse en sus obras.
Nerviosa, arropada por su madre y por muchos amigos, Castaño presentó esta muestra con la que soñaba. «Silos para mí son las verdes praderas del cielo, a nivel espiritual y artístico es una referencia muy importante en mi vida y en mi formación artística», confesó la pintora, que recordó cómo en diciembre del 2014 el abad dom Lorenzo Maté le pidió que expusiera aquí. «Después de muchos silencios y de muchos días en el claustro más bonito del mundo se ha ido fraguando esta exposición».
El resultado de estos meses de trabajo son obras cargadas de sentimiento y de espiritualidad. También de paz, pero a la vez de energía y del ímpetu que pone la artista en cada una de sus pinceladas, con las que conquista y atrae al espectador para hacerle llegar su visión de Silos, del monasterio y de los paisajes del Arlanza que recoge esta potente muestra, sobrecogedora e intensa.
En la exposición se puede observar el claustro del monasterio de Silos, iluminado por intensos verdes y amarillos en algunas obras, o dormido y apagado en otras, pintado con morados, azules o marrones, igualmente bello, igualmente emotivo. También aparece La Yecla, la ermita de San Pelayo vigilando San Pedro de Arlanza, el río Mataviejas, o las verdes praderas de esta tierra que pocas veces han sido plasmadas con tanto cariño.
Desde la invitación de dom Lorenzo Maté, María José Castaño visitaba los lunes el monasterio para aprovechar el silencio y la tranquilidad que daba el hecho de estar cerrado a las visitas. Allí dibujaba espontáneamente. «Son dibujos muy vividos que luego están trasladados al lienzo en el estudio de Los Llanillos, donde se ha ido fraguando toda esta serie de las praderas celestiales, que muestra el claustro por dentro y por fuera, y también el paisaje poderoso que lo envuelve», afirmó Castaño.
La muestra recoge por tanto 76 de esos dibujos espontáneos y los 24 cuadros elaborados en el estudio, la mayoría óleo sobre tabla, pero también sobre lino. Entre todos ellos hay uno especial para la artista, una gran pieza que pintó en el año 2002, que ha recuperado, cambiado e incorporado a ‘Las verdes praderas del cielo’. «Es una pieza muy íntima para mí. Es muy potente y arropa a todas las demás. Habla de mi, de mi recorrido y de lo que yo soy en la pintura», confesó la pintora.
La artista se mostraba satisfecha con el resultado, con haber sabido sacar de su interior lo que Silos y su entorno significan para ella a través de su pintura. «Ha sido un reto muy importante. Silos es un reto muy bello, muy difícil, porque ya se ha he hecho tanta belleza dentro de él, con ese claustro tan maravilloso, que como pretender igualar algo así. Sin embargo ha habido un trabajo interior del que estoy satisfecha y contenta con el resultado».
Deslumbrante

Las verdes praderas del cielo es la trigésimo cuarta exposición que alberga esta sala del monasterio desde que fue inaugurada en el año 2000 con una muestra de Tàpies, y se podrá disfrutar hasta el 16 de febrero del próximo año. Está organizada por la abadía de Santo Domingo de Silos y la Cámara de Comercio de Burgos, contando con la colaboración de la Fundación Silos, el Ayuntamiento de Silos y el patrocinio de Caja Viva-Caja Rural de Burgos.
La presentación de la muestra contó con la presencia del presidente de la Cámara, Antonio Miguel Méndez Pozo, que alabó el trabajo de la artista. «Si alguien tiene la habilidad de captar estas piedras, su mística, el Arlanza, esos verdes y esos ocres, es María José Castaño. Es deslumbrante lo que ha hecho, cuadros que permiten contemplar a los demás lo que pasa por su cabeza y por su ser», afirmó. Igualmente, dom Lorenzo Maté, destacó el hecho de que la artista no solo haya reproducido la realidad que contemplaba, sino que ha sabido transmitir los sentimientos que la invadían a través de los colores.
Castaño estuvo acompañada por otros artistas como Cristino Díez, Fernando Arahuetes, Francisco Ortega, Cristóbal Ibáñez o Rubén González. También asistieron el alcalde de Silos, Emeterio Martín; Blanca González, jefe de servicio territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León, y Ramón Sobremonte, director general de Caja Rural.

« Anterior Siguiente »



FEDEROPTICOS STUDIO

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes