- La hija de un salense, entre las víctimas del accidente aéreo -B. Antón / Diario de Burgos


Sandra Arribas acudía con frecuencia a la ciudad para visitar a su abuela, tíos y primos; la última vez que lo hizo, acompañada de su esposo e hijos, fue en septiembre del año pasado

El vuelo con destino Düsseldorf que partió del aeropuerto de Barcelona el pasado martes era uno más de los muchos que Sandra Arribas Torras había tomado por motivos de trabajo. También fue el último. Licenciada en Biología y directora de exportaciones y marketing de la empresa BDF Natural Ingredients, el martes embarcó junto a su compañera Anna Surribas para asistir a la feria del sector alimentario Anuga FoodTec en Colonia en representación de su compañía, que se dedica a la investigación, fabricación y comercialización de ingredientes y aditivos alimentarios y que tiene su sede en el Parque Científico y Tecnológico de la Universidad de Gerona, según la Agencia Catalana de Noticias, ACN.
«Llevaban unas muestras. Tenían previsto asistir a la feria el martes y regresar el miércoles» comenta emocionada su tía, Teresa Arribas, que vive en Salas de los Infantes, donde también reside la abuela de la víctima. La última vez que Sandra Arribas estuvo en la localidad serrana, de donde es natural su padre, Julio, fue el pasado mes de septiembre. Como otras muchas veces, vino a visitar a su familia paterna acompañada de la suya propia, su marido y sus dos hijos, un niño de seis años y una niña de tres.
La noticia ha dejado consternada a toda la familia. «Nunca te imaginas que te puede pasar algo así. Yo no sabía que iba en ese avión, pero mi hermano enseguida se lo dijo a mis hijos y mis hijos me lo comentaron a mí», relata conmocionada la mujer, que cuenta que su hermano y su cuñada, que viven en Gerona, enseguida llegaron a la Terminal 2 del aeropuerto de El Prat, donde seguían durante la jornada de ayer a la espera de noticias y decidiendo si se dirigían o no a la zona donde ha ocurrido el trágico suceso en el que los 150 pasajeros del vuelo 4U9525 han perdido la vida, en los Alpes franceses.
Natural de Campdevánol, localidad de la comarca gerundense del Ripollés, Sandra Arribas, de 36 años, residía ahora en Sant Gregori, una población de poco más de dos mil habitantes situada a escasos kilómetros de Gerona, según la ACN, que añade que también tenía un título de la EADA, considerada la mejor escuela de negocios de Europa en el año 2014, y que anteriormente trabajó en la compañía GL Events.
Aunque ha pasado la mayor parte de su vida en la provincia catalana, Sandra acudía casi todos los años a la localidad burgalesa para ver a sus tíos, primos y a su abuela, y donde ha disfrutado de más joven de las Fiestas de San Roque. «De las últimas veces que hablé con ella le pregunté que por qué viajaba tanto, y me contestó que tenía que aprovechar ahora, que era joven», comenta su tía, que cita China, Polonia o Chile como algunos países a los que le ha llevado su profesión en estos últimos años. «El del martes, era uno más de los muchos aviones que ha cogido», manifiesta.
Durante unos años, Sandra Arribas vivió con su marido en París, donde nació su primer hijo. Tiempo después decidieron regresar a Gerona. La víctima tenía un hermano, que también estaba fuera de España. «Hoy 26 es su cumpleaños y tenía previsto regresar ayer a casa para celebrarlo en familia y darles una sorpresa. Y mira con lo que se ha encontrado…», cuenta su tía con tristeza.
Como en otros puntos de la geografía española, la Plaza Mayor de Salas acogió ayer a las doce del mediodía un emotivo minuto de silencio en recuerdo de las víctimas mortales del avión siniestrado, con especial memoria a Sandra Arribas por su vinculación con el municipio. Entre el nutrido grupo había vecinos, empleados de las instituciones públicas y alumnos del Colegio Público Fernán González. También el luto se sintió en la empresa BDF Natural Ingredients, que mantuvo su sede cerrada en señal de duelo por la pérdida irremplazable de dos de sus empleadas.
A la trágica noticia de la muerte accidental, se suma a las familias de los pasajeros el dolor por la difícil recuperación de los cuerpos. Solo el tiempo ayudará a que se repongan de este terrible mazazo que la vida les ha soltado cuando menos lo esperaban

« Anterior Siguiente »



FEDEROPTICOS STUDIO

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes