Los permisos para becada copan el interés en la subasta de la DemandaB. Antón/DIARIO DE BURGOS

 

De las 187 autorizaciones de diferentes clases que salían a subasta se adjudicaron 46. A lo largo de la temporada, en internet o por los propios Ayuntamientos, se venderá el resto
 
La Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Demanda subastó ayer en el Teatro Auditorio Gran Casino de Salas de los Infantes los permisos para poder cazar en esta comarca burgalesa en la temporada 2015-2016. Ante la mirada de cazadores de pueblos de la comarca y de otros llegados de diferentes provincias y de alcaldes de la zona, se procedió a la adjudicación de los distintos códigos, 187 entre corzos, ciervos, batidas y becadas, y de los cuales se asignaron 46 durante la subasta, quedando el resto desiertos y abiertos a futuras compras. 
Los primeros en salir a puja, por un importe inicial de 500 euros cada uno, fueron los 44 códigos para cazar corzo a rececho. En esta categoría se terminaron por adjudicar tres autorizaciones, una en Fresneda de la Sierra y otra en Santa Cruz del Valle por el precio de salida, y una más en Canicosa de la Sierra por un importe de 700 euros. 
La subasta para cazar ciervos a rececho estuvo más animada. Con un precio de partida de 700 euros y 29 permisos disponibles, se terminaron por adjudicar ocho; dos en Fresneda de la Sierra por 850 y 790 euros, uno en Neila por 800 euros, uno en Palacios por 700 y cuatro en Salas por el precio de partida cada uno de ellos. 
Le siguió la subasta de las batidas, que a diferencia de los anteriores, corzo y ciervo, en los que se puede cazar en tres días, estas se celebran en una única jornada. Se subastaron 6 permisos para batida mixta (ocho jabalíes, dos ciervas y 6 ciervos, estos últimos con cuota complementaria) con un precio de salida de 2.000 euros; 16 permisos para batida jabalí cierva (dos ciervas y cocho jabalíes), con un precio de salida de 1.080; y 23 permisos de batidas solo de jabalíes (8 jabalíes), con 1.080 euros como precio inicial. En la subasta, todas ellas quedaron desiertas. 
La subasta de la becada fue la má abierta en el momento de la puja. De los 69 permisos disponibles se adjudicaron 35, siendo el precio de partida de 300 euros por día. La cantidad más alta en la puja fue de 610 euros por cazar este ave en Castrillo de la Reina el 30 de noviembre de este año; y le siguen, con un importe de 600 euros, la autorización para hacerlo en Salas de los Infantes el 18 de noviembre, y por 570, también en Salas, el 9 de diciembre. Igualmente hubo mucho interés por la becada de Huerta de Abajo, Tolbaños de Abajo y Valle de Valdelaguna. Se terminó adjudicando lotes de becada en Villasur de Herreros, Regumiel de la Sierra y Canicosa de la Sierra. 
La subasta se llevó a cabo a través de un procedimiento mixto. La mayoría de las pujas se adjudicaron a través de mano alzada, aunque había llegado alguna por escrito mediante el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. La puja se desarrolló dentro de lo previsto y se adjudicaron más o menos los mismo códigos que en los años anteriores. No obstante, durante los próximos meses, se mantiene abierta la venta del resto, bien a través de la web www.subastasdecaza.com, mediante la cual ya se han adjudicado algunas, o directamente a través de los ayuntamientos de los pueblos que pertenecen a esta Reserva. Además, una vez terminada la subasta, fueron numerosos los cazadores que pasaron por la mesa para adquirir algunos de los códigos que habían quedado desiertos. Lo normal es que a lo largo de la temporada los cazadores terminen adquiriendo por unos u otros procedimientos los 187 códigos que pone a su disposición la reserva para cazar en algunos de los 21 pueblos que la conforman.

« Anterior Siguiente »



NAVIDAD 2016

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes