A las calderas -- Miguel Ángel Salinas


AQUILINO MOLINERO

A las calderas -

Miguel Ángel Salinas | Salas - domingo, 17 de agosto de 2014
 
 

La mansada que saltó ayer al coso de San Isidro fue de preocupar. Y lo siento por la ganadera porque la conozco y sé lo mal que todavía lo estará pasando. Eso ocurre en las mejores ganaderías, hay que asimilarlo. De impecable presentación, fue una escala a más de pesos y mansedumbre según transcurría la corrida. La carne de los novillos se guisará hoy en las calderas: espero que sean más comestibles que toreables.
El francés Adrián Salenc sustituía a Luis David Adame, mejicano y hermano del matador del mismo apellido, Joselito, que había sido cogido el día anterior. Completaba el cartel Jorge Isiegas, que, al igual que los novilleros, traía muy buenas referencias. De sobresaliente, Juan de María, del Puerto de Santamaría.
He de serles sincero y decirles, que no poco, sino muchísimo es lo que destacaron los dos novilleros. Cada uno en su estilo, estuvieron muy valientes y acertados.
Dos orejas cortó Isiegas en el primero, que dentro de un orden, fue el que menos huyó. Al segundo le pegó una gran estocada. Una se llevó en el esportón el francés, que dejó muy buena impresión.
El sobrero se le cedió a Juan de María. Un eral de Valrrubio que para no hacer de menos salió flojo y resevón. Poco pudo hacer el del Puerto, que mató muy mal.

« Anterior Siguiente »



FEDEROPTICOS STUDIO

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes