Medio siglo de desfile de carrozasB. Antón - martes, 12 de agosto de 2014


El concurso alcanza durante estas fiestas su cincuenta aniversario. Peñas y grupos de animación contribuyen a que este momento sea uno de los de mayor atractivo dentro de los festejos

Es uno de los momentos más esperados de las fiestas de Salas de los Infantes y donde se descubre el trabajo que durante las últimas semanas ha ocupado gran parte del tiempo de sus vecinos. Ese día el color, la música y la creatividad se hacen dueños de las calles de la ciudad milenaria para deleite de quiénes se agolpan en las aceras para ser testigos del espectáculo. Este acontecimiento no es otro que el Desfile de Carrozas, una cita que se mantiene viva desde hace cincuenta años y que este jueves cumple medio siglo de existencia como certamen premiando las mejores propuestas.
«Es algo que siempre hemos conocido. Para un salense es impensable unas fiestas sin desfile de carrozas. Para nosotros este momento es tan importante como en Pamplona puede ser el chupinazo», explica Ada Marcos, con la grapadora en la mano ultimando la carroza que este año presentará su peña, El Chispazo. Escuchando esto, es fácil hacerse a la idea de la implicación de todo un pueblo para hacer que el desfile de las fiestas de San Roque, que dará comienzo este jueves a partir de las 19.30 horas, sea un auténtico acontecimiento capaz de atraer a visitantes y que se vive con entusiasmo tanto por quiénes lo ven como por quienes lo protagonizan.
Echando la vista atrás, el Ayuntamiento de Salas de los Infantes convocó el primer concurso de carrozas en el año 1964, una tradición que se ha mantenido durante las últimas cinco décadas y que aunque ha pasado por alguna época delicada ahora vive un gran momento, con propuestas más novedosas y llamativas edición tras edición por parte de las peñas y de otros grupos.
Siguiendo en el pasado, cuando las fotografías eran en blanco y negro y los materiales que se utilizaban más sencillos, se puede rememorar algunas de aquellas carrozas. Entre la primeras, sino la primera, se encuentra una de estilo rociero, mientras en el año 1965, la sensación fue la de Blancanieves y los Siete Enanitos. En ella iba Elena Martínez. «Era muy simple y estaba hecha sobre el remolque de mi padre, que era agricultor. Estaba decorada con hojas de chopo y en cartón estaba dibujada la casita de los enanitos», recuerda Elena, que confiesa que en alguna ocasión ha hablado con ‘sus siete enanitos’ la posibilidad de repetir aquella escena, que fue iniciativa de María Hernández, Tita Martínez y Pili Moraza, también creadoras del grupo de Majorettes.
A partir de los años setenta comenzaron a desfilar carrozas más elaboradas, como la basada en el cuadro La Fragua de Vulcano, un iglú con sus esquimales, una sobre los 7 infantes de Lara en la celebración del milenario de la localidad y un sin fin de propuestas, en las que como cuenta Elena Martínez cabe destacar la colaboración y tiempo de personas como Ricardo Elvira, Maxi Romero, Pelayo García Zabaco o Emilio Marlasca, entre una larga lista que no acabaría nunca. «Es fundamental la participación de mucha gente. Sin duda, el desfile es uno de los momentos más atractivos de las fiestas», añade.
Para Ada Marcos, con muchas horas a sus espaldas en la elaboración de carrozas, es una gran satisfacción ver desfilar la propuesta a la que has dedicado tanto tiempo. «Empezamos a prepararla en julio, y durante el último mes vivimos casi para ella, poder participar y mostrarla en el desfile, no tiene precio», comenta Ada, que destaca el vínculo especial que se crea entre todos los que trabajan en su creación y el mérito del resultado. «No es un desfile normal, es un desfile con mucha calidad para lo pequeño que es el pueblo. Para los que participamos supone un gran esfuerzo económico y de tiempo. Cuando acabe esta crisis estaría bien que aumentase la cuantía de los premios, para ayudar a las peñas económicamente y que se pueda seguir manteniendo esta tradición».
En el desfile previsto para este jueves participarán las carrozas elaboradas por las peñas El Alboroto, el Chispazo y La Cuchipanda además de las de otros grupos o formaciones y las que portan a las reinas infantiles y a la reina y las damas mayores. En estos dos últimos casos son los padres y las propias reinas los que se encargan de su elaboración.
También participan en el desfile otras peñas, la Banda de Música de Salas de los Infantes, las Majorettes y los grupos de animación, cuyo origen conoce bien Elena Martínez y que a día de hoy es una pieza clave. «Nuestro grupo había dejado de hacer carrozas y de repente se nos ocurrió hacer un pasacalles de personajes del circo. Tiempo después, e idea de Maribel Lalanne, nos vestimos varios de cucarachas sobre patines e íbamos entre la gente mientras esperaban a que comenzara el desfile y otra persona del grupo nos iba buscando como para matarnos», así comenzó una idea que poco a poco se fue desarrollando y animando el desfile. «También hicimos de medusas, de dragón chino, representamos África, recreamos Venecia, celebramos el aniversario de Dalí con sus característicos relojes y así muchos temas diferentes», cuenta Elena Martínez, que señala que casi siempre iban en patines, que introdujeron el fuego en la recreación y que era muy importante la música.

« Anterior Siguiente »



comprando en salas

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes