CRONICA DEL ENCUENTRO 80 ANIVERSARIO QUINTA DEL 55 EN SALAS DE LOS INFANTES


CRONICA DEL ENCUENTRO 80 ANIVERSARIO QUINTA DEL 55 EN SALAS DE LOS INFANTES
 
( De nuestro corresponsal I.C.C.)
 
Salas 25 . Hoy ha tenido lugar en esta población serrana una celebración contagiosa de felicidad. Los componentes de la Quinta del 55 cumplen, a lo largo de este año, 80 años inluídos varones y mujeres hasta un total de 77 de los que hoy viven tan solo dos terceras partes, distribuidos en Salas y en la geografía nacional y extranjera. Hoy se han dado cita una cuarentena de estos jóvenes-mayores contando quintos/as acompañados de cónyuge, para participar en la alegría y en la buena salud del optimismo.Sencillamente : envidiables.
 
          Empezaron la jornada con la participación voluntaria en una Eucaristía que celebró don Paco y concelebró don Domingo, homilía y ofrenda inluída. Terminado el acto religioso en el que se recordó a los fallecidos del grupo, la comitiva, a paso lento como corresponde a estos deportistas de la vida, se dirigió al Palacio Municipal en cuyo salón de actos tuvo lugar una acogedora Tertulia,previa una sesión de fotografías en los jardines del mismo. Inocencio Contreras trató de convencer a los asistentes al acto y a sus familiares y simpatizantes hasta casi un centenar, que el concepto de "Gansos de la posguerra" lo cambiaríamos por "Testigos de la Historia" en las cuatro fases de la vida : primavera, verano, otoño e invierno, entre 1934 y 2014 y la historia del mundo, de España y de Salas a lo largo de estos 80 calendarios.
 
        Escuchadas opiniones, revisadas algunas fotografías-retro  y comunicados avisos de organización,  la jovial comitiva se trasladó a los salones del Hostal Benlloch donde fue servido un Menú 3B. No faltó el excelente apetito, la calidad culinaria y sobre todo la satisfacción y fraternidad de todos los comensales. Brindis con cava y poesía de Inocencio, poemas a las Quintas y a los Quintos de Lorenzo A.Marquina, capítulos de chistes y buen humor. Los comensales no tenían prisa para terminar y sobraba el reloj que señalara el final de la jornada. La despedida entre lágrimas y abrazos selló la feliz jornada que queda para el recuerdo y para la promesa de "hasta el año que viene" que sumará, Dios lo quiera, ochenta y una primaveras.
           
         Sean ustedes felices y harán felices a los que los rodean.
 
 

« Anterior Siguiente »



FEDEROPTICOS STUDIO

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes