LAS OBRAS DE LA PRESA DE CASTROVIDO SE RETOMAN CON LIMITACIONES BAJO LAS CARGAS


  •  

 
 
 
El Plan de Trabajo aprobado para poder reiniciar la construcción recoge «una delimitación clara de quién va a estar trabajando debajo de los blondines», asegura el director técnico de la CHD

Las labores de hormigonado necesarias para la construcción de la presa de Castrovido arrancaron ayer dentro de esta campaña en un ambiente de total normalidad, aunque unas semanas más tarde de lo que suele ser habitual otros años y tras haber aprobado Inspección de Trabajo un nuevo plan presentado por la Confederación Hidrográfica del Duero y la empresa ejecutora, FCC.
Según explica Pedro Matía, director técnico de la CHD, la modificación que incluye el Plan de Trabajo aprobado tiene que ver con «una delimitación clara de quien va a estar trabajando debajo de las cargas». «Cumpliremos el artículo que dice que no se puede estar debajo salvo que sea necesario, por eso se delimitará el número de empleados que estén en ese lugar, según la función y el trabajo previsto», asegura Matía. Esta planificación, afirma Matía, variará cada un tiempo. «Por ejemplo, cada semana, la dirección establecerá unas pautas de trabajo, cuánto se va a hormigonar y cuánto tajo va a haber, y eso delimitará el número de personas». Una decisión que les permite cumplir con la legislación vigente, recuerda Matía, quien considera que en un principio no tendría por que suponer un retraso en la ejecución.
Durante las últimas semanas, señala el director técnico, se ha estado revisando toda la maquinaria para ponerla a funcionar con garantías cuando llegara el momento de hormigonar, que se está realizando igual que antes, a través de dos blondines que transportan la carga, y con la novedad de la aplicación de esa delimitación.
En cuanto a las previsiones fijadas para esta campaña, se estima que se hormigonará algo más de 100.000 metros cúbicos, pudiéndose alcanzar incluso los 120.000. De esta manera, teniendo en cuenta que ya se han utilizado 400.000 metros cúbicos y la presa se encuentra aproximadamente al 50% de su ejecución, cuando haya acabado esta campaña podría haberse superado el 60% de la construcción de la infraestructura, a la que el Ministerio ha destinado este año, como recordaba ayer Matía, 16 millones de euros, «y la previsión es que el próximo año se otorgue una partida mayor», añade.
Lo importante, tanto para la Confederación Hidrográfica del Duero, como para Fomento de Construcciones y Contratas, es que la actividad principal, el hormigonado de los distintos bloques, ha vuelto a la presa en un ambiente de total normalidad y con un ritmo de trabajo que se inició ayer y que se incrementará con el paso de los días. El número de trabajadores que han comenzado la campaña para hormigonar, según la empresa, es de 120, pero la cifra irá aumentando, pudiendo llegar a triplicarse cuando las funciones de hormigonado estén en su momento más alto de productividad

« Anterior Siguiente »



NAVIDAD 2016

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes