EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA CULPA A FCC DE LA MUERTE DE LOS CUATRO OBREROS POR DEFICIENCIAS EN EL MANTENIMIENTO


El accidente laboral en el que fallecieron 4 trabajadores de las obras de la presa de Castrovido se produjo «como consecuencia de la caída de la cuba de hormigón, por desplome del sistema, con deficiencia de mantenimiento (soldadura y posible oxidación)» sobre las personas que realizaban labores de encofrado y replanteos topográficos, a los que nadie indicó «que se movieran o dejasen su trabajo mientras se transportaba el hormigón» en la cuba que cayó sobre ellos. La Sala de lo Social delTribunalSuperior de Justicia de Castilla y León con sede enBurgos considera a la empresa FCC Construcción S.A responsable en exclusiva de las infracciones en materia de seguridad y salud laboral que tan «gravísimas consecuencias» tuvieron el 5 de octubre de 2011.
FCC inició en 2004 la construcción de la presa, que se divide en 34 bloques. Para hormigonarlos, existe una planta de fabricación desde la que se traslada el material en cubas, mediante un blondín, que es un sistema de elevación de cargas mediante cables.Según detalla la sentencia, en la obra se usaba un blondín blanco  con dos torres. Este fue fabricado por Ingeniería,Estudios y Servicios -a la que se exime de culpa- y adquirido por FCC en 2004.Antes, desde 1997, «estuvo sirviendo en otra obra en Portugal sobre el río Guadiana», detalla la sentencia.
El blondín se maneja desde una cabina en la que hay un señalista y un operador que mueve y abre la cuba para que caiga el hormigón en los bloques, aunque muchas veces este no llega a a ver dónde descarga, sino que es el señalista quien se lo indica.
Junto a la torre fija (en la imagen superior, a la derecha) hay un sistema de poleas en un castillete y en los cables de transporte una bicicleta que soporta un mecanismo con un gancho del que pende la cuba de hormigón, con 27 toneladas de capacidad. El día del accidente se estaba hormigonando el bloque 18. Para llegar hasta allí, el enorme recipiente debía pasar por encima del bloque 20, donde se encontraban los trabajadores siniestrados. Sobre ellos cayó al desprenderse la polea superior de castillete y romperse el cable de elevación del blondín.
La sentencia delTSJ, de la que ha sido ponente el magistradoCarlos Martínez Toral, confirma la resolución inicial del Juzgado de loSocial número 1 de Burgos, que en octubre de 2013 desestimó la reclamación presentada por la constructora contra el recargo del 40% en las prestaciones causadas, determinado por la Inspección de Trabajo. Este órgano ya le impuso en vía administrativa una multa de 164.000 euros por infracción muy grave, «la no adoptar las medidas de prevención de riesgos laborales para la seguridad de los trabajadores». Además de los 4 fallecidos, hubo otros 2 heridos graves, un trabajador de FCC y un ferrallista de una carpintería.
El Juzgado de Salas de los Infantes abrió una causa penal tras el siniestro, que sigue en proceso de instrucción, a la espera de que se completen todas las diligencias, dada la complejidad del proceso y de las diligencias técnicas solicitadas por las partes.

« Anterior Siguiente »



NAVIDAD 2016

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes