LAS MARZAS DE SALAS DE LOS INFANTES SE CONSOLIDAN


 

El próximo viernes 28 de febrero, a las 23:00 horas, el parque de la calle Palacio (próximo al centro social “El Abeto”) será el punto de partida para rondar con el canto de las marzas por diferentes puntos de la localidad. Podrán participar todos los salenses que quieran; imprescindible: ganas de pasarlo bien y cantar.

 

Previamente se llevará a cabo una cena de hermandad, a las 21:30 horas, en el restaurante “Mudarra”. La cena de “Marzas” tendrá un coste de 10 euros por persona. Los que quieran apuntarse a la misma podrán hacerlo en Confecciones “Cabrito”.

Al finalizar la ronda tradicional, la asociación de Amas de Casa “Doña Sancha” invitará a moscatel y dulces en su sede.

 

 

 

Según Pablo Abad, profesor de música en Salas de los Infantes, “esta tradición, perdida en varias generaciones, se ha conseguido recuperar hace tres años gracias a la ayuda de varios salenses que se preocuparon por escribirlas y al decisivo trabajo del catedrático de etnomusicología Miguel Manzano Alonso que transcribió musicalmente estas tonadas”.

La idea de su recuperación hace cinco años durante un taller que impartía el músico y folklorista Pablo Abad para la asociación de Amas de Casa “Doña Sancha”.

 

LAS MARZAS

El canto de “Las Marzas", que se realiza la noche del último día de febrero, es una costumbre antiguamente muy extendida en la provincia de Burgos, y que aún se conserva en pueblos como Tordueles, Mecerreyes, Doña Santos,  Baños de Valdearados, Caleruega, Rabanera del Pinar, Barbadillo del Mercado, Huerta del Rey, Lerma, Belorado y decenas de pueblos más.
Tras pedir el permiso a las autoridades, se encienden las hogueras, se apagan todas las luces y los vecinos entonan sus cantos dedicados a la primavera, a la mujer, a la petición de viandas y la despedida. “Las Marzas” es una de las fiestas más antiguas que se celebran en la provincia de Burgos. Su origen se remonta al periodo romano ya que eran los cantos con los que se homenajeaba al Dios dela Agricultura.

Son también una exaltación del amor humano y de la feminidad personificada en las mozas a las que se ronda especialmente en esa noche y un canto a la mujer en general. Son tradiciones que, con un origen pagano, tienen aún vigencia en algunos pueblos y subyacen y conviven (como otras muchas tradiciones) con la cultura y civilización cristiana de esos mismos pueblos. Son tradiciones rituales muy antiguas que han pervivido en las sociedades rurales cerradas porque sintonizaban con sus intereses, deseos, inquietudes y aspiraciones, pues propiciaban a alguna divinidad para lograr la fecundidad de las cosechas y de los ganados.

 

Como dicen los últimos versos de las marzas “Adios todos, hasta otro año en que se repetirán” y en el que se invita en la próxima edición a toda la población salense que quiera participar en esta tradición ancestral.

« Anterior Siguiente »



comprando en salas

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes