JUSTO LO QUE NECESITAS


 
 
 
Vivir
Paso a paso

Justo lo que necesitas

Angélica González / Burgos - viernes, 07 de febrero de 2014
 

 

Compartir > >
Compartir esta noticia en Tuenti Compartir esta noticia en Meneame Compartir esta noticia en Buzz Compartir esta noticia en Windows Live Compartir esta noticia en Delicious
 
  • Comentarios
    0 comentarios
La farmacéutica Margarita Medrano prepara para DB un fármaco destinado a un paciente con psoriasis. Se trata de una fórmula magistral, una medicina personalizada de las 3.000 que se prescriben todos los años en la provincia de Burgos.

Los expertos llevan años anunciando que la Medicina del futuro será absolutamente personalizada, lo que hará más realidad que nunca el dicho de ‘no hay enfermedades sino enfermos’. Pues bien, en este terreno, los farmacéuticos les llevan siglos de ventaja, no en vano su profesión nació y se desarrolló realizando artesanalmente los medicamentos de forma personalizada, una actividad que en pleno siglo XXI sigue vigente y que se conoce con el nombre de fórmula magistral.
Se da esta denominación a los fármacos que se hacen de forma individualizada para un paciente  concreto a partir de la prescripción de su médico (también pueden indicarlos veterinarios, odontólogos y podólogos) para que éste tome justo lo que necesita. Todas las oficinas de farmacia los dispensan pero no todas los llevan a cabo (o no preparan todo tipo de productos) por lo que hay boticas que trabajan para sus propios pacientes y los de sus colegas. Ayer, este periódico presenció la creación de una emulsión recetada por un dermatólogo con destino a un paciente con psoriasis, una patología inflamatoria de la piel que es crónica. Estuvo a cargo de la farmacéutica Margarita Medrano, que mostró el paso a paso de una fórmula magistral.
«Las razones por las que se encarga una fórmula magistral son muy variadas. Puede que el médico no encuentre la especialidad adecuada, o que no exista en el mercado la dosis que necesita para su paciente o que éste sufra una patología rara para la que no hay tratamiento o que sufra intolerancia a algún excipiente, incluso que se encargue para paliar la falta temporal de stock por parte de los laboratorios, una circunstancia que se ha dado en alguna ocasión», indica Medrano.
La receta en la que se solicitan es idéntica a cualquier otra que prescriba un medicamento comercial y en ella se indican las cantidades de los principios activos que precisa el enfermo. El producto resultante le llega al usuario con el etiquetado adecuado y un prospecto con información similar al que acompañan a los productos industriales.
El preparado que ayer realizó  Margarita Medrano se utilizará para una enfermedad dermatológica, probablemente una de las especialidades que más prescribe fórmulas magistrales «porque de esta forma puede encarga los preparados totalmente ajustados a las necesidades de la piel del paciente», explica Belén Villalmanzo, directora técnica del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Burgos, quien añade que es también frecuente su indicación para bebés prematuros, en podología y como alternativa terapéutica en enfermedades raras «donde la industria farmacéutica no llega por su escasa rentabilidad y su alto coste de comercialización».
UN ESFUERZO CON PÉRDIDAS

Algunas de estas fórmulas están financiadas por el sistema público de salud y sus precios se establecen en función de unos baremos que incluyen los principios activos (sustancias responsables de la actividad farmacológica), los excipientes  (elementos que ayudan en la preparación, conservación y administración de los medicamentos), los honorarios profesionales, los envases y el IVA reducido del 4%.
«Estos baremos que paga la Administración llevan muchos años sin actualizarse, hasta el punto de que se consideran más propios de la época de la peseta que del euro y así lo pusieron de manifiesto los profesionales en la Jornada Nacional sobre Fórmulas Magistrales que se celebró en Burgos el pasado mes de septiembre», recordó la directora técnica del Colegio. En aquel seminario el presidente del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Castilla y León, Jesús Aguilar, aseguró que «en muchas ocasiones» estos medicamentos a medida se realizan a costo o incluso con pérdidas para las oficinas de farmacia y pidió que se les dé el valor sanitario y social que tienen y un reconocimiento económico «mucho más justo».

« Anterior Siguiente »



NAVIDAD 2016

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes