LA DEPURADORA EMPEZARÁ A FUNCIONAR EN VARIOS MESES


 

 
 
            
 
B. Antón / Salas - sábado, 27 de abril de 2013
Con un coste de 3 millones, financiados al 100% por la Junta. Victoriano Díez, profesor de la UBU, ofreció ayer una charla sobre la depuración de las aguas y el coste añadido que supondrá
            

La nueva estación depuradora de aguas residuales de Salas comenzará a funcionar en los próximos meses una vez que la Junta de Castilla y León entregue al Ayuntamiento la instalación y cuando terminen de solucionarse otros aspectos sobre su explotación, según señaló ayer la alcaldesa, Marta  Arroyo. Esta infraestructura es un proyecto que se inició en 2007 y cuya construcción finalizó ya hace unos meses.
El coste, 3 millones de euros, ha sido asumido en su totalidad por la Junta, que sólo solicitó del Consistorio salense la cesión de los terrenos, y que ha construido en otras localidades como Lerma o Roa instalaciones de estas características para ayudar a los municipios a cumplir con la legislación que les obliga a depurar el agua residual y que entró en vigor en el 2006, como explicó Marta Arroyo.
El convenio que firmó la Junta con el Ayuntamiento de Salas contempla que el propio Consistorio se hará cargo del coste de la energía eléctrica desde que empiece a funcionar, pero que los gastos de explotación serían asumidos por la institución regional durante el primer año. Esta última cláusula es la que actualmente se encuentra en negociación, ya que hace un tiempo la Junta señaló que debido a los problemas económicos actuales no iba a poder hacerse cargo de ello. Según Arroyo, las negociaciones sobre este asunto van por buen camino. Después de ese periodo, el Ayuntamiento tendrá que hacer frente a unos gastos, entre 60.000 y 70.000 euros, que se calcula su funcionamiento al año, teniendo en cuenta energía, productos y personal, entre otros.
Para Arroyo la puesta en marcha de la nueva instalación es algo necesario, además de para cumplir con la legislación vigente, algo que hasta ahora no se hacía y por lo que el Consistorio ha llegado a ser sancionado, para reducir las tasas que se pagan por verter al río y para mejorar el medio ambiente.
Para concienciar a los vecinos de la importancia y la obligatoriedad de depurar el agua, el profesor de Biotecnología y Ciencia de los Alimentos de la UBU, Victorino Díez, ofreció una charla ayer en  el Palacio de Cultura.
Éste argumentó que la población tiene que asumir una nueva cuota tributaria de tasas de depuración pero por esa razón también debe de exigir «el correcto funcionamiento de la depuradora y enorgullecerse de ello».

« Anterior Siguiente »



comprando en salas

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes