SANTOS - CACHICHI


                                                  

Santos-Cachichi

 
 
 

«¡Qué pareja! ¿Que no la conocen? Seguro que sí, porque en su entorno social cercano, y en el lejano del que conozcan sus aventuras y desventuras, bien seguro que tienen un tándem Santos-Cachichi. Sólo hay que fijarse en ciertos detalles. Como, por ejemplo, y a modo de pregunta: ¿quién está siempre ahí, colaborando en alguna actividad de carácter social, y sin que le llamen?

También podemos interrogarnos, para ‘encontrar’ al dúo protagonista del comentario, por el motivo de que las cosas estén en su sitio cuando se organiza un evento multitudinario, y de acceso libre, o quién se encarga de las cuestiones ‘sin importancia’ o de las más ingratas.

Otros ‘lugares’ en los que poder ‘cazar’ a los ‘santos-cachichis’ son las asociaciones y entidades sin ánimo de lucro, que a buen seguro conocen, y de las que podrán recordar, ahora mismo, hasta tres nombres. O sino en las diferentes convocatorias que se organizan anualmente en su municipio, como jornadas micológicas, gastronómicas o culturales, mercados medievales, rutas de senderismo, actividades deportivas, y un largo etcétera que por doquier salpica la geografía burgalesa. Ahí también ‘están’ Santos y Cachichi.

No destacarán especialmente, están atentos a su cometido y procuran que salga todo bien, aunque a veces se exaltan por mor de una deficiencia, o posibles mejoras a realizar. Y casi nunca salen en la foto.

En mi tierra hay muchos de esos, pero los nombres que refiero están involucrados en la actividad de una entidad deportiva, si bien el primero de ellos ahora no ejerce porque va camino de ser nonagenario, y no va a estar el hombre limpiando el césped del terreno de juego. Y su labor destaca más aún porque la llevan haciendo…, ¡uf!, no me alcanza la memoria, y eso tiene mucho más mérito. Sin ellos el club en el que colaboran sería bastante menos, hasta el punto de que habría que ‘crear’ dicha pareja, si la asociación quiere sobrevivir.

Cierto es que ha habido muchos ‘Santos-Cachichi’, y que ahora también los hay, pero su anonimato deslumbra y provoca…, admiración se puede decir. Y ahora, en estos momentos, más que nunca, necesitamos muchas parejas como esta, llenas de altruismo y dedicación a una causa noble, para engrandecer la sociedad.Los valores que transmiten, aunque también tendrán sus defectos, ¡cómo no!, son ejemplo para todos, incluso para la clase política, que se dice dedicar a los ciudadanos, en general, y a veces, comentan, que con abnegación.

Carmelo García

« Anterior Siguiente »



NAVIDAD 2016

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes