EL VACIO BURGOS - SORIA



El vacío Soria-Burgos

 
 

Estarán al corriente de ‘Devora, es Burgos’, la novedosa propuesta celebrada el pasado fin de semana en Burgos que aunó cultura y gastronomía durante tres días, y posibilitó a propios y foráneos disfrutar de otra perspectiva de los encantos capitalinos. Y a lo mejor también conocen el III Congreso Internacional de Micología que en los dos últimos días de octubre se ha desarrollado en Soria, con un espléndido plantel de empresarios, cocineros, productores de setas, biólogos y micólogos.Pues bien, imaginen un supuesto: una persona que no dispone de medio de transporte, y quiere acudir de una a otra ciudad, para completar el programa y recorrer una parte de Castilla llena de historia, y rica en patrimonio natural, paleontológico y artístico. Me dirán, pues nada, fácil, accede a la estación de…, sólo de autobuses, porque hace tiempo que la vía del tren Santander-Mediterráneo se convirtió en leyenda, saca el billete y tira millas.Pues bien, ahora, y desde el 1 de agosto, para ir de una capital a otra la hora tope entre semana, de lunes a viernes, y en ambos casos, es las tres de la tarde. Y tengan en cuenta que el billete se lo expedirá el propio conductor, que también hace las veces de portador de maletas, porque al personal de taquillas le han dado la ‘vuelta’(es una desgraciada consecuencia más de la nueva parrilla horaria).Y si la circunstancia lo requiere, y el viajero decide trasladarse en sábado, se encontrará con la sorpresa –créanme- de que no tiene manera de tomar un medio de transporte público (podría atreverse a pedir un taxi pero creo que no es aconsejable, por el momento), porque los sábados no circula ningún autobús regular entre Burgos y Soria. En consecuencia, nuestro protagonista, antes de nada, tiene que resolver el sodoku de cómo viajar, y seguramente decidirá quedarse en casa, y así ni Soria ni Burgos recibirán a ese virtual visitante, que con su movimiento enriquecería la actividad en los dos foros. Así están las cosas entre Soria y Burgos, con respecto al transporte público. Y se produce la paradoja de que en ambas ciudades se organizan eventos de tamaño internacional, pero, con tan sólo 150 kilómetros de alejamiento, prácticamente están aisladas. Esto es un poco vergonzoso y vergonazante para todos, ciudadanos y responsables en la materia, porque no hay región en España en la que dos de sus capitales estén tan vacías de comunicación, y tan llenas de cultura e interés para los viajeros.

Carmelo García
 
 

« Anterior Siguiente »



comprando en salas

Búsqueda avanzada


Logotipo del Ayunamiento de Salas de los Infantes